Bienvenid@s a Prana Y Apana. ¿Y esto qué es?

Querido lector, bienvenido a este blog. Me gustaría que la primera entrada fuera una pequeña explicación del nombre elegido para que nadie salga corriendo asustado con este palabro tan raro. Mejor dicho, estos dos palabros. ¿Qué quieren decir? He aquí una breve explicación:

Prāṇa : en sánscrito, “el aire que se inspira”, es decir, la respiración en el sentido de “vida”. Es la suma total de todas las energías contenidas en el Universo; la fuerza vital básica que nos permite seguir adelante. Es una energía de entrada. Se encuentra en el aire que respiramos y la comida que comemos. Gracias al prana somos capaces de movernos, pensar, ver, gustar, oír. Su correcta circulación asegura un cuerpo, mente y espíritu equilibrados, es decir, sanos.

Apāna: en sánscrito, “a la baja”. Cumple la función opuesta. Es la fuerza que se mueve hacia fuera, responsable de la eliminación de la energía del cuerpo. Es una energía, pues, de salida. Apana tiene que ver con todos los movimientos de limpieza, no solo la micción, defecación o llanto sino también la expulsión de las experiencias emocionales y mentales negativas. Sin ella el cuerpo, mente y espíritu estarían intoxicados y enfermarían rápidamente.

Cuando ambas se equilibran, o sea, cuando fluyen, hay una gran cantidad de energía liberada, es decir, de salud y bienestar. 

¿Por qué esta elección? Bueno, a este blog le gustaría hacerte reflexionar sobre la vida, uuuufffff ¡qué tema tan denso, qué pereza! – pensarás. Bien, sí, eso parece pero la vida, realmente, ¿qué es? es lo que nos pasa a diario. Las pequeñas cosas. Suena típico e utópico pero estoy convencida de que es así (¿recuerdas a Lennon y su “La vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes“? pues eso). Reflexionar sobre la vida es pensar en cosas como qué vas a cocinar hoy para nutrir tu cuerpo; qué ropa te vas a poner para no pasar frío o calor; con qué amigos vas a quedar para poneros al día; si después de cenar vas a ver una peli o leer un libro; cómo lo harás para no estresarte por ese proyecto que debes entregar y que todavía no está acabado; a qué hora del día pasearás a tu perro; ¿irás hoy al mercado o te harás un poco el remolón y bajarás al super?; las próximas vacaciones ¿mar o montaña?…. ya ves por donde voy.

Es decir, desde lo que creemos más irrelevante o trivial a lo que pensamos más importante o urgente. Esa es la vida. Nuestras pequeñas o grandes decisiones a lo largo del día, y por supuesto, con quien las compartimos, como, donde, cuando…. Y para todo eso es necesario dos fuerzas complementarias:

ENERGÍA= movimiento-contracción- aprehender (para HACER).

NO ENERGÍA = descanso-relajación-liberar/soltar (para NO HACER).

La vida se mueve en una dualidad permanente, ¿no es cierto? No hay noche sin día; ni masculino sin femenino; ni frío sin calor; ni sístole sin diástole; ni hemisferio norte sin hemisferio sur; ni alegría sin tristeza; ni inhalación sin exhalación; ni comer sin defecar porque explotaría, es más si no conociéramos uno, no podríamos saber lo que es el otro. La existencia de uno condiciona la existencia del otro. Y cuando cada parte de la dualidad encuentra el equilibrio dentro de su pareja se produce lo que llamamos vida, tanto a nivel de macrocosmos (espacio/universo) como de microcosmos (los cuerpos físicos de los seres vivos): la circulación sanguínea; las estaciones; la respiración; las mareas; la digestión; la gestación. En definitiva, los ciclos de la vida. La vida en sí.

Por eso la idea oriental de prana y apana lo expresa mejor que cualquier otra idea que haya en occidente. También elegí el sánscrito porque, como ya veréis más adelante, este blog se va a basar en uno de los sistemas filosóficos más antiguos conocidos- el yoga.

Así que la idea de este blog es irnos moviendo CONSCIENTEMENTE por esa dualidad vital, por ese ir y venir para poco a poco ir integrándolas y llegar al equilibrio, o sea, la salud. Siempre desde el respeto, la cercanía a nuestra madre naturaleza y la no-violencia (empezando por no ser violentos con uno mismo). Y comprender que hay un tiempo para todo, también para el descanso aunque no esté muy valorado en nuestra sociedad actual la cual lo equipara con vagancia. Habrá proposiciones para hacer y otras para no hacer (sí, repito, el “no hacer” está bien y no deberías sentirte culpable por ello, de hecho y en mi opinión, la mayoría de las veces habría que dejarse llevar). Las herramientas que usaremos serán desde recetas de cocina (vegetarianas-veganas) a posiciones de yoga pasando por artículos sobre ecología, horticultura, vida saludable, reflexiones y por qué no, cosas de gaticos (es que no puedo resistirme, je je je).

Y ya resumiendo la idea y, como diría la sabiduría popular (¡que me estoy poniendo muy seria!), todo lo que entra, sale y todo lo que sube, baja y si no, ¡mal asunto!

Bienvenid@s.

cropped-p8294957.jpg

 

 

4 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s