Espaguetis de espelta con zanahoria morada,setas, brécol y nori

La primera entrada (después de la explicación del nombre del blog) tenía que ser, como no, uno de mis puntos débiles: ¡la comida!

Una de las fuentes principales de donde obtenemos el prana viene de lo que comemos. No solo qué se come sino cómo se come, de donde provienen los ingredientes que vamos a utilizar y en qué condiciones han crecido.  Toda una experiencia y todo un placer… aaaah….. comer, qué privilegio. Y cocinar, un arte que deberíamos cultivar y practicar todos los días. Una vez en una fiesta de inauguración de una exposición de pintura me preguntaron algo así  como”¿Y tu forma de arte cuál es?” yo no me considero artista pero no dudé en responder “cocinar”.

Las recetas que vais a ir viendo en este blog son todas vegetarianas o veganas. Muchas de ellas con opción para celíacos si cambiamos algunos ingredientes. Intentan usar ingredientes de temporada y si puede ser de km.O  / locales / nacionales y, en la medida de lo posible, ecológicos y de comercio justo. Se acercan un poco al estilo macrobiótico (con ingredientes como el miso, las algas, el gomasio) aunque no se las podría considerar estrictamente de esta tendencia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Espagueti integral de espelta

¿Por qué espelta? La espelta, en realidad, es una variedad de trigo muy antigua que cayó en el olvido y que ahora se ha vuelto a recuperar. Es más fácil de asimilar ya que contiene menos gluten que el trigo “normal” que conocemos. Pero ¡ojo! que sí que tiene gluten. También sus proteínas son ligeramente más completas que las del trigo y su índice glucémico más bajo, es decir, su asimilación es lenta y progresiva lo que nos da más energía para esfuerzos prolongados. Además a mí me gusta más su sabor y al ser el grano más duro la textura queda más firme (odio que la pasta se quede babosa, argh).

¿Y la zanahoria morada? pues es otra variedad recuperada, también llamada safàrnaria. Es más alta en antocianinas y antioxidantes que la “normal”. Y es que aunque estemos acostumbrados a que la zanahoria sea de color naranja, en verdad, las hay de muchos colores. El gusto es similar, un poco más picantillo, quizás, lo que le da un toque más original. ¡Cuidado porque teñirá todo el plato con su color! A mí me gusta pero quizás a ti no, considéralo si la vas a usar.

El alga nori es el alga de los sushis y tiene ese color púrpura-verdoso tan bonito. Aquí la uso en copos ya comprados así aunque si tienes una lámina y quieres hacer copos es muy fácil: pon la lámina unos centímetros por encima de un fuego medio si usas gas o del calor si usas vitro/inducción y verás como rapidamente (como 30 segundos) se pone crujiente y empieza a cambiar de color, tirando a marrón. Entonces, la estrujas con tus manos (que da mucho gustico hacerlo) y ya tienes los copos. Sería una muy buena idea empezar a introducir las algas en nuestros platos como otro ingrediente “normal” (son antioxidantes, reguladoras hormonales, eliminan metales pesados del cuerpo…. el verdadero tesoro de los mares).  Además el sabor recuerda al del marisco o pescado. En serio, están buenísimas. Esta alga en particular tiene una alta cantidad de omega 3 y proteína.

El resto de ingredientes, pues, son de temporada. La seta, la gran reina del otoño y el brécol (junto con su familia de crucíferas) que empieza ahora a ser protagonista también.

Las cantidades son para dos personas. Ingredientes:

  • 100 grs. de espaguetis integrales de espelta ( si eres celíaco usa de sarraceno). Yo con esto de la pasta nunca sé como acertar, a veces me paso y a veces no llego. 50grs. es la cantidad estándar para una persona pero tú verás el hambre que tienes
  • un puñado de setas; la cantidad dependerá de si usas p.ej. trompeta amarilla, boletus, níscalos (aquí en Aragón, robellón)
  • unos ramilletes de brécol cortados pequeños
  • una zanahoria morada pequeña rallada (una naranja normal de toda la vida también vale)
  • un diente de ajo
  • raíz de jengibre (una tercera parte del pulgar)
  • cúrcuma (si es raíz, rállala o si no, en polvo)
  • un puñado de alga nori en copos
  • pimienta negra
  • una cucharada de aceite de sésamo ecológico de primera presión en frío (en su defecto, aceite de oliva virgen extra ecológico también de primera presión en frío)
  • sal
  • agua
  • tamari (opcional) o chorrito de limón

Pon el aceite a calentar en una sartén. Corta el ajo en láminas. Cuando el aceite esté calentico echa el ajo. Fríelo sin que llegue a dorarse porque si no, amargará.

Corta las setas y échalas. Dales una vuelta rápida junto con el ajo.

Ralla la zanahoria y échala también. El hecho de que la haya rallado solamente es porque así se hace antes ya que la idea de este plato es que los ingredientes se salteen solo un poco y rápidamente (como un Wok) para que luego se terminen de cocinar con la pasta. Sofríe todo junto un momentillo.

Ahora añade los ramilletes de brécol (crudos, de momento).

Sala y dale unas vueltecillas todo junto con el fuego a medio gas.

Ralla la raíz de jengibre e incorpórala. Pero rállala porque si la echas a trozos no se cocinará bien y tendrás una textura muy desagradable y fuerte en el paladar que te arruinará el plato. Ahora añade la cúrcuma con la pimienta negra. Dale otra vueltecilla.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Zanahoria morada (safàrnaria)

Ahora viene cuando la matan 🙂 coge los espaguetis y pártelos por la mitad, incorpóralos a la sartén (sí, a la sarten) y cubre todo con agua, cúbrelo a ras de los alimentos, no pongas mucha agua porque si no, se quedará tipo sopa. Yo no pongo sal al agua ya que al final le agrego tamari que de por sí ya está salado pero si prefieres echarle limón (o nada) sala ahora a tu gusto.

Deja que todo hierva a fuego medio hasta que la pasta esté hecha, unos 9-10 minutos (pero mira las instrucciones del paquete de pasta mejor).

Lo que conseguimos cocinándola así es que todos los sabores se impregnen, además al final se queda un poco de liquidillo que a mí me encanta porque la deja super jugosa. Si ves que la pasta ya está hecha y aún queda mucha agua, bueno…. no pasa nada, haz como si fuera una sopa asiática con noodles.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Los espaguetis han tomado el color morado de la zanahoria

Apagamos el fuego y añadimos los copos de alga nori y si quieres un poco de tamari (que es salsa de soja fermentada salada, ¡cuidado no te pases!) o un chorrito de limón. Eso ya como más te guste a ti, más saladico o más ácido. Remueve bien y ¡ya está!

Un plato con sabor asiático. ¡Qué aproveche!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s