Bizcocho vegano de algarroba, calabaza y nueces (sin azúcar o sucedáneos) y apto para celíac@s

Aaaay que no me he podido resistir…. otro post de comida. Y es que me pierde. Esta vez un postrecico o merienda (está muy bueno con un café/té) o si somos muy golosos, desayuno, por qué no. Muy rico, sacia y es sano porque ya sabemos que la comida es una forma de prana y que, por lo tanto, debería estar hecha con los mejores ingredientes y con mucho cariño. No lleva ningún lácteo, ni huevos (de ahí lo de vegano, claro); puedes usar harina de arroz si eres celíac@ y no tiene nada pero nada de azúcar o sucedáneos (ni sirope de ágave, ni fructosa, ni melazas). El dulzor de la calabaza, de la manzana y de la harina de algarroba harán el trabajo.  Y sí, está dulce, y sí, parece chocolate pero no lo es.

Para cocinar y comer sin complejos en estas navidades o este fin de semana o para hoy mismo, que cada día debería ser una celebración, ¿no? Además si tienes niños les encantará ayudarte porque la elaboración ni es complicada ni requiere utensilios sofisticados.

Eso de la algarroba suena a Curro Jiménez 😉  ¿qué es exactamente? Y si se parece al chocolate, ¿por qué no usar chocolate y punto? La algarroba es el fruto del algarrobo; si te fijas, quizás paseando por tu ciudad (depende de donde vivas) veas árboles con vainas negras colgando, pues eso es. Es autóctono de climas mediterráneos, es un producto, por lo tanto, muy de aquí. De hecho se utilizó bastante en la posguerra española porque es un alimento muy energético pero barato. Así que va mucho mejor en mi intento de usar productos de cercanía que el chocolate. Además está llena de virtudes alimenticias: tiene más hierro que el hígado de vacuno, más calcio que la leche y es muy rica en taninos (antioxidantes); posee muchas vitaminas del grupo B, potasio, aporta energía como ya he dicho y no contiene gluten.

Seguimos con ingredientes de esta estación otoñal: la calabaza. Aquí he usado la moscada o cacahuete (también llamada butternut) porque tiene más agua que p. ej. la potimarrón y necesitamos que la masa quede jugosa ya que este ingrediente más la manzana van a hacer de sustitutos del huevo.

¿Por qué usar bicarbonato más limón y no levadura? Pues te diré que es casi lo mismo. Yo usé bicarbonato porque no tenía levadura en ese momento. En realidad la levadura química contiene bicarbonato más un ácido y almidón. Así que con usar algo ácido (en este caso el limón pero puede ser yogur, vinagre, miel) junto al bicarbonato ya tenemos la misma composición y, por lo tanto, reacción. Si en otra receta no tenemos ningún medio ácido pues escoge mejor la levadura. La proporción es de 1/4 cucharadita de bicarbonato + 120ml. de zumo de limón = 1 cucharadita de levadura química. Y una vez incorporados, ¡rápido al horno! porque si no, la reacción perderá fuerza y no subirá.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las nueces y las manzanas ¡qué grandes regalos de la naturaleza! Hace ya unos meses que empezaron a recogerse pero, como todos ya sabemos, pueden guardarse durante mucho tiempo en un lugar fresco y seco. Así que también las considero ingredientes de temporada. Y digo regalo porque tienen muchos beneficios para el cuerpo. Entre los más destacados, por ejemplo, las nueces tienen unos compuestos neuroprotectores que ayudan a nuestra salud mental (¿te has dado cuenta de que una nuez entera se parece mucho a un cerebro?). Y qué decir de la manzana, en inglés el dicho “An apple a day keeps the doctor away” (“Una manzana al día, aleja al médico de tu vida”) creo que se explica por sí solo.

Las cantidades dan para cuatro/seis raciones. (La versión galleta, aquí).

Ingredientes:

  • 100 grs. de harina de centeno (o puedes usar de espelta o mezclarlas); usa harina de arroz si eres intolerante al glúten
  • 5o grs. de harina de algarroba
  • 80 grs. de aceite de oliva virgen extra ecológico de primera presión en frío
  • 200 grs. de calabaza ya cocinada (al horno o al vapor o cocida pero recuerda no ponerle sal y que quede bien blandita)
  • media manzana grande rallada tipo Golden (o que no sea muy ácida)
  • 1/4 cucharadita de bicarbonato (o en su defecto una cucharadita de levadura química, entonces no uses limón)
  • 120ml. de zumo de limón
  • 5-7 nueces de calibre medio
  • una pizca de sal
  • una cucharadita de canela en polvo (así se asemeja más al sabor del cacao)
  • una cucharadita de jengibre en polvo
  • un poco de agua por si se queda muy espeso

Manos a la obra:

Enciende el horno a 180º (arriba y abajo) así vas ganando tiempo.

En un bol grande, mezcla las harinas con un tenedor. Añade el aceite y sigue mezclando. Entonces incorpora la calabaza y la manzana y ve escachando todos los ingredientes mientras a la vez vas haciendo círculos (seguro que a tu hij@ le encantará hacer este paso del “espachurre”).

Incorpora las nueces, la canela, el jengibre, y la sal; mira a ver si te ha quedado muy pastoso y si es así ,añade un poco de agua hasta que veas que la consistencia se queda como la de una mousse. Y ahora añade el bicarbonato y encima el zumo de limón (recuerda echar estos dos últimos ingredientes los últimos para que no pierdan fuerza en la reacción).

Mezcla todo bien, echa la masa en una fuente de cristal resistente al horno, la cual habrás untado previamente con un poco de aceite para que no se pegue, y cuando haya alcanzado la temperatura ¡al horno! Déjalo unos 20 minutos. Para estar seguros de que el bizcocho está hecho, introduce la punta de un cuchillo en el centro y si sale seca es que ya está listo.

¡Buen, sano y dulce provecho!

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Bizcocho vegano de algarroba, calabaza y nueces

 

 

 

 

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Monica dice:

    Muchas gracias por la receta!
    Soy diabética de Tipo I y también es apto para nosotros este bizcocho ya que contiene hidratos de carbono de absorción lenta.
    Ya lo he probado y esta delicioso además de tener una textura muy esponjosa. Es difícil para nosotros encontrar repostería que sea dulce, sana y natural al mismo tiempo.
    La he elaborado con la calabaza potimarrón ya que no tiene tantos azúcares como la cacahuete, símplemente he añadido un poquito de agua.
    En cuanto la termine repito 😛

    Me gusta

    1. pranayapana dice:

      ¡Hola Mónica! Muchas gracias por compartir tu experiencia. Hay mucho cariño y conciencia puestos en la confección de la receta y comprobar que le sirve a la gente es muy satisfactorio 🙂 Sí, se puede tener salud + placer. ¡Te invito a seguir comentando cosillas! Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s