Ocho artículos cotidianos que asombrosamente ¡contienen producto animal!

Para muchos vegan@s, el cambio más importante que se hace al principio de esta andadura es dejar de comer productos animales lo cual supone poner el mundo del revés tanto en alimentación como en estilo de vida (¡pero bien que merece la pena!).

El siguiente paso lógico es “obsesionarse” por las etiquetas de los ingredientes de cada producto que compramos. Sobre todo porque la industria se ha convertido en una experta en esconder productos derivados de animales bajo nombres, códigos o números que nos intentan confundir y que nos resultan tan raros que nos da pereza investigar para ver qué son realmente.

Todo esto incluye no solo alimentación sino también la ropa, los cosméticos y cualquier otro producto que pueda tener implícito la tortura, el abuso, el asesinato o la vejación de animales (incluidos los humanos).

¿Es posible hacer un seguimiento de todos? ¿Controlarlo todo?

Parece misión imposible, lo sé.

Esta lista te hará descubrir algunos de ellos que nunca pensarías que pueden llevar implícitos el uso de un animal directa o indirectamente.

Muchos son tan malos para la salud/medioambiente que aunque no seas ni vegan@ ni vegetarian@ ni nada por el estilo quizá te haga plantearte el no usarlos más.

¡A mí me supuso un fuerte shock algunos de ellos!

BOLSAS DE PLÁSTICO

Todos sabemos que ya de por sí las bolsas de plástico son malas para el medioambiente (incluso las que son biodegradables ya que éstas necesitan aire y luz para desintegrarse, algo que no abunda en los vertederos donde se superponen los deshechos).

¿Por qué no son veganas? Porque para darles la textura que tienen y que se puedan abrir más fácilmente se usa, muchas veces, grasa de pollo.

(Aprovecho aquí para decir que hay que tener también cuidado con el E471 que a veces puede contener grasas animales como la del cerdo)

Repite conmigo: “No, gracias. Traigo mi propia bolsa”

di-no-a-las-bolsas

AZÚCAR BLANCO Y MORENO

La mayoría de las veces el azúcar es procesado con carbón animal, ¿que qué es esto? Huesos calcinados, así es, una burrada.

¿Y para qué? Para darle ese color blanco inmaculado que nos hace confiar en el producto (¿sabías que el color blanco es símbolo de pureza y que se usa como “trampa” visual para que nuestro cerebro confíe en él?)

Pensarás, entonces, que el azúcar moreno es mejor por su color. Pues no. Es tratado igual que el azúcar blanco solo que luego se mezcla con melaza para darle ese color tostado.

Para asegurarte de que el azúcar que usas es vegano compra solo azúcar orgánico ya que el carbón animal no es considerado un producto orgánico.

Y de todas formas nuestra salud estará mucho mejor si evitamos el azúcar refinado ya sea del color que sea. Pásate al azúcar integral de caña (panela), sirope de ágave o estevia (perfecta para gente con diabetes).

PRESERVATIVOS DE LÁTEX

La mayoría de los preservativos están hechos de látex. Para darle al látex su textura suave, se usa la caseína que es una sustancia derivada de la leche.

Incluso si no eres vegan@ quizás te interese cambiarte a estos profilácticos sin látex ya que no usan parabenos ni glicerina ni espermicidas químicos como el nonoxynol-9 los cuales, de todas formas, no son muy recomendables para tus partes íntimas.

Algunas marcas de condones veganos aquí.

UTENSILIOS DE ARTE Y PINTURA

Por ejemplo, bilis de vaca en acuarelas; huesos de animales en pigmentos de color negro; y tinta de sepia en el color llamado…. tinta de sepia (lógico). En restauración se usa una cola que se llama “cola de conejo” y que sale, precisamente, de su piel y cartílago.

Pero las buenas noticias son que ya hay un mercado de productos de arte vegano.

He estado buscando marcas que se comercialicen en España y no he encontrado nada. Así que os remito a dos webs extranjeras:

Natural Earth Paints

Colors of Nature 

pinturas

ZUMO

Esto puede ser una buena sorpresa pero muchos de los zumos embotellados llevan productos animales.

Por ejemplo, todos esos zumos que dicen estar enriquecidos con vitamina D. La vitamina D sintética viene de la lanolina la cual proviene de la lana de las ovejas.

Otro problema con el zumo (en particular el de manzana) es que puede ser clarificado usando por ejemplo, cola de pescado (algo así como la gelatina). Este es el mismo ingrediente que hace que algunas cervezas o vinos tampoco se consideren veganos.

PRODUCTOS DE COLOR ROJO

Muchos de los tintes de color rojo están hechos de caparazones de cochinillas trituradas. En particular pintalabios y barniz de uñas.

Pero cualquier producto (también alimentario) que tenga un color rojo muy intenso (sospechosamente intenso para lo que es el producto en sí) puede contener caparazones triturados.

La mayoría de las veces en la etiqueta se refiere simplemente como “colorante añadido”.

CUALQUIER ALIMENTO ENRIQUECIDO CON OMEGA-3

Los omega-3 se han vuelto muy populares en los últimos tiempos y cualquier cosa que esté enriquecida con ellos se convierte en algo que llama la atención del consumidor.

La industria, que no es tonta, se ha dado cuenta de eso y le “echa” omega-3 a todo. Pues bien, estas grasas provienen de las anchoas.

Por ejemplo, hay mantequillas de cacahuete que, a pesar de que pueda parecer raro, no son veganas ya que están enriquecidas con omega-3.

Por eso, no te fíes de las apariencias y revisa las etiquetas. Y de todas formas, nunca deberíamos depender de productos “enriquecidos” para conseguir todos los nutrientes que necesitamos al día. Los alimentos en su estado natural ya tienen, de por sí, todo lo que nos hace falta en nuestra dieta.

Una vez leí no sé donde que si un producto alardea de que está enriquecido o fortificado con tal o cual es precisamente porque no lo está. Mira, por ejemplo, una humilde acelga o una manzana. Tienen muchísimas vitaminas, etc. y no les hace falta una etiqueta que lo diga porque ya lo sabemos.

Dime de que presumes……

TAMPONES

La mayoría de los tampones están hechos de algodón blanqueado con cloro y el cloro es un químico probado en animales. Incluso algunos tampones son directamente probados en el animal. Sí, amigas, introducidos directamente en la vagina de un conejo (en este caso, coneja).

De todas maneras, vista la cantidad de tóxicos que tienen (como la dioxina) estamos mucho mejor sin usarlos.

Como alternativa, la copa menstrual (yo llevo usándola un par de años y estoy encantada). Más información aquí.

la-copa-menstrual-slide8

No quiero parecer apocalíptica. Cada uno hace lo que puede y lo mejor que lo sabe hacer.

Recordemos que ser vegan@ es intentar evitar al máximo cualquier tipo de sufrimiento animal, incluido el humano. A veces se podrá, a veces no pero es bueno estar informados por lo menos para que la industria no nos trate como bobos y nos la cuele con sus eufemismos y numeraciones exóticas.

*Post inspirado en la entrada del fantástico blog http://inourishgently.com/non-vegan-products/ que si puedes leer inglés y eres vegan@ o en proceso de “construcción” te recomiendo encarecidamente.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s